La semana pasada tuvimos inconveniente con uno de nuestros clientes derivado de que una de las colaboradoras de mostrador no hizo del todo su labor de inspeccionar el estado en que se recibía uno de los trajes que el cliente estaba entregando para servicio, ella no le especificó en lo absoluto al cliente sobre el estado de la prenda ni mucho menos lo describió en su orden de servicio impresa. El asunto es que una vez listas las prendas del cliente, éste va a recogerlas y argumenta que le habíamos decolorado o desteñido el saco de su traje, por lo que decide no llevárselo, al día siguiente ella me muestra la prenda y me expresa la queja del cliente, al instante de ver la prenda era obvio que ese patrón de descoloramiento era causado por dos cosas: el tiempo o edad del saco y la exposición del mismo a la luz solar, seguramente nuestro cliente pasa mucho tiempo en exteriores.

¿Y cómo lucía la prenda? Era un traje café oscuro, del cual dicho sea de paso, el pantalón y el saco tenían tonalidades diferentes (porque seguramente los ha usado por separado y van desfasados en cantidad de ciclos de lavado). En el saco (del cual era la molestia del cliente), en el área de hombros cuello y solapa, el color era más claro aparentando un tono que oscilaba hacia un verde obscuro y se desvanecía hacia la parte inferior de la prenda, como te comentaba en el párrafo anterior, era obvio que se debía a la luz solar simplemente porque en el lavado no se podía haber decolorado y desvanecido con tanta perfección, no obstante, la clave estaba en el simple hecho de levantar la solapa y el cuello donde se podía apreciar su respectiva silueta delimitada entre el color original y el color resultante de la exposición al sol, caso cerrado.

No cuento con la imagen del saco, porque no fue sino hasta días después que me vino a la mente hacer un post sobre este tema, imagino que en algún momento habrás ya visto prendas con la descripción anterior, sin embargo, si no me he explicado de manera correcta, te dejo una imagen para que veas a lo que me refiero, claro, en esta playera el grado de decoloración es bastante alto, el saco de nuestro conflicto no tenía ese grado de daño.

El grado de decoloración era considerablemente menor en el saco, pero el patrón era el mismo. Observa como en los hombros y parte superior del pecho la tonalidad es mucho más baja y a medida que nos acercamos a la zona del abdomen, el color se va pareciendo más al original. Mismo es el caso de las mangas, te puedes dar cuenta como la parte exterior está también bastante desteñida en contraparte a la parte interior de la manga (la parte que queda en contacto con el torso). Ahora, consideremos otro punto importante, puede ser que al momento que un cliente lleva su ropa a servicio, dicha decoloración no sea tan marcada y sea hasta el momento de lavar la prenda que el desteñimiento con ese patrón se acentúe y nada tiene que ver la forma o sustancia con la que se lave (dando por sentadas buenas prácticas de tintorería), sino simplemente el sol ya “quemó” esa zona de la prenda y en el lavado se remueve un poco de ese pigmento ya dañado haciendo el daño más evidente. Lo mismo sucede, por ejemplo, con las cortinas que ya tienen mucho tiempo y bastante exposición al sol / polvo, el riesgo de que se rompan al lavarse es muy alto y no porque la lavadora este mal o el ciclo no haya sido el adecuado si no simplemente se acentúa un daño previamente hecho. Pero esto de las cortinas, ya es otro tema; regresando a lo que estábamos reflexionando, si gustas, puedes visitar el post “¿Qué es y cómo funciona el blanqueo de ropa?” para que te des una idea de cómo se obtiene la percepción del color en la ropa y como es que dicho color se va perdiendo (decoloración).

Entonces llegado a este punto nos preguntamos ¿La luz del sol decolora? ¡Sí, claro que sí! La luz solar, principalmente los rayos UV, funciona bajo el mismo principio de los blanqueadores, aunque aquí el protagonista de la decoloración no es una sustancia química sino los fotones de alta intensidad que modifican o rompen los enlaces de los cromóforos (moléculas que se encargan de reflejar cierto tipo de luz y que nos permiten apreciar un determinado color). ¿Y qué hay de la exposición a la luz artificial? También provoca este mismo fenómeno pero a una escala mucho menor y para nada comparable con los rayos del sol, de hecho el efecto de decoloración en una misma prenda varía dependiendo del tipo de luz artificial a la que se exponga, por ejemplo la exposición a luz de halógeno generará ligeramente mayor cambio en la tonalidad que la luz LED.

Ya para terminar este post ¿Sabes dónde se puede apreciar el efecto de la decoloración por el sol incluso en prendas nuevas? En la ropa que viste a los maniquíes de las vitrinas o aparadores de las tiendas de que están total o parcialmente expuestas a la luz del sol; no es raro ver maniquíes que están colocados de perfil hacía el sol y dicha prenda después de algún periodo (tal vez algunas semanas) tenga un hombro decolorado y el otro no o alguna manga (y posteriormente ofrecen un descuento al comprador de la prenda si acepta su defecto).

Y respecto a la situación con nuestro cliente del saco decolorado… le expliqué esta situación, le mostré la parte oculta por la solapa de su saco e incluso saqué uno de los bolsillos para que pudiera apreciar cómo había ido cambiando el tono de su saco y no precisamente a causa de la tintorería, reaccionó sorprendido, problema resuelto y nuestro cliente no se fue con una mala impresión de la empresa.

One thought on “¿Será que la luz solar y la luz artificial pueden decolorar una prenda?”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *